Cansados de salvadores de la Patria. Salvador Mery Peris

Ojeando el periódico, mientras intentaba tomarme un café, me he fijado en un artículo. El periódico era el Mundo, el artículo trataba sobre la pobreza energética que sufren muchas familias en nuestro país. Una familia que no puede pagar la luz y vive en la más oscura oscuridad. No por un mal uso de su dinero en épocas pasadas, no por una compra de un bien por encima de sus posibilidades, no por una mala gestión de sus finanzas. Exclusivamente por una crisis que hemos sufrido y estamos sufriendo. Los parados no tenemos trabajo, la gente que no puede llenar el carro de comida sigue sin poder llenarlo, la gente que pedía dinero en la calle para comer, sigue sin poder comer. Este impase de próximas elecciones parece que se haya convertido en un cuento donde todos son felices y comen perdices, nada más lejos de la realidad, estamos en el mismo punto o incluso peor. Los salvadores de la patria con rosas en la mano, con “p” dobles, con coletas, con ces y algún que otro más. No están haciendo nada, tuvimos un salvador de la patria hace años y estuvo más de cuarenta años salvándonos, cosa que no hizo. Nos vendieron un cambio, pero este no llega ni se le espera. Todos son promesas que esta familia se le van como las velas que encienden para poder cenar. Los pasillos del congreso totalmente iluminados reflejan la enorme distancia, los años luz que hay entre la casta y la que no es casta con la realidad española. Todos aquellos que soñábamos que esto podía ir cambiando poco a poco nos hemos desilusionado. Los sillones, los cargos son más importantes que una familia tenga luz, que un mendigo no se muera de frio en la calle, que un parado pueda dar de comer a su familia. Los salvadores de la patria los salvadores de la política, creo en mi humilde opinión, son peores que la casta que teníamos, tenemos. Peores ya que han prometido la luna cuando las familias solo la tienen para iluminarse en su casa totalmente oscura. Nos prometieron que seria diferente, que servirían a los más necesitados, a los excluidos. Desgraciadamente hemos visto que solo sirven a sus intereses del no partido, vemos como cuando alguno de ellos no está de acuerdo lo expulsan en una limpieza democrática digna de elogio. Me suena a las purgas de algún país frio, donde si no estabas con el poder eras enemigo del pueblo. Que decepción, que hastío, que cobardía, sí cobardía por no hacer frente a lo que prometieron. Las reuniones, las palabras más o menos filosóficas no pagan los recibos de la luz, no vacían los comedores de gente que es persona, que es nuestra gente. Nos vendieron aquello que la casta estaba obsoleta, pero ahora dudo que esa casta esté obsoleta, ya que ellos mismo se han subido al tren de esa casta a la que odiaban tanto. Todas las decisiones se toman en asamblea de un partido, sí, partido que pregunta a sus militantes por unos pactos y solo votan menos de la mitad qué asamblea es esa, no se tendrían que replantear sus dirigentes que algo están haciendo mal, bueno no se lo pueden replantear ya que son inmediatamente expulsados por regeneración democrática.
Los españoles necesitamos dirigentes que luchen por nuestros derechos, porque la gente pueda tener luz, agua, comida, dignidad no ya que la dignidad la tienen de sobra, los que no la tienen son ellos. No tienen ni dignidad ni vergüenza. Siéntense en una mesa y hablen de los problemas, pacten y velen para que esto cambie, soy capaz de llevar pomada para aliviar las horas que pueden pasar sentados, ya que si fueran honrados no se levantarían de la silla hasta que estuvieran de acuerdo. Vemos que los salvadores de la patria son más de lo mismo. Vemos que el hábito no hace al monje, una coleta no cambia el interés propio. Esperan las próximas elecciones, cuantos recibos de luz podría pagar esa digna familia, cuantas raciones de comida podrían servirse, cuántos niños podrían sonreír merendando tranquilamente. No queremos más salvadores de la patria ni siquiera en mangas de camisa.

Comentarios

Imagen de Anónimo

Hay mucha verde en todo esto.Vamos hacia una vida donde solo tienen cabida, los que tienen poder....muy buen artículo un saludo

+1
0
-1

Añadir nuevo comentario